La siesta, mejor en el sofá!

La siesta, mejor en el sofá!

Hoy, el titular nos delata, queremos hablar de la siesta. ¿Por qué? porque sí, porque estamos en verano, y las vacaciones nos permiten disfrutar de este pequeño- gran placer de la vida, y porque nos gusta, ¡porque somos muy fans de la siesta!

Nosotros somos de los que pensamos que no hay nada como disfrutar de la siesta después de comer, acurrucados en nuestro rincón preferido del sofá.

Origen de esta saludable costumbre 

La siesta es una costumbre muy nuestra, pero los estudiosos del tema sitúan su aparición en la Italia del siglo XI, es decir, que la tradición viene de lejos. Es el resultado de una de las reglas de San Benito, que instauró el reposo en la hora sexta del día entre la comunidad religiosa. Y como buena costumbre ya se sabe, la población la adoptó y hasta la fecha

Muchas veces este descanso se relaciona con gandulería, pero ¡de eso nada! La siesta es muy beneficiosa por distintos motivos: relaja, ayuda a reponer energías para afrontar la tarde, combate el estrés, estimula la creatividad…

Hay un detalle realmente importante y es la duración. No se recomienda que la siesta sobrepase la media hora, con 20 minutos es más que suficiente. Y éste es uno de los principales motivos por lo que las mejores siestas se disfrutan en el sofá. ¡Una siesta en la cama se nos puede ir de las manos!

¿El mejor sofá para una siesta?

Esta pregunta os la hacemos a vosotros. Cuál es ese sofá, sillón o butaca preferido para disfrutar de esos minutos al día de relax y descanso.

¡Feliz siesta!